Datos completos sobre Paratuberculosis

La paratuberculosis es una enfermedad que genera grandes preocupaciones económicas y de salud. Es endémica en todo el mundo y afecta principalmente tanto a la industria cárnica como a la láctea en el ganado bovino, ovino y caprino.

La produce la bacteria Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis. Puede sobrevivir 11 meses en el suelo contaminado con heces, entre 5 meses y 9 meses en el agua y 17 meses en condiciones de laboratorio. Puede tener un período de incubación de hasta 5 años.

Esta enfermedad se presenta de forma silenciosa, con períodos largos de incubación así como una etapa subclínica, en la cual los síntomas no son visibles pero la enfermedad se propaga.

Transmisión

Generalmente se transmite por medio de la ingestión de alimentos, suelo y agua contaminados por heces con la bacteria, o a través del consumo de leche y calostro de animales infectados debido a las heces en las ubres. Otras vías de transmisión como la transplacentaria también han sido asociadas en casi el 40 % de los animales en la etapa clínica.

Los bovinos y otros rumiantes de menos de 6 meses de edad son los animales con mayor riesgo porque se asocia con el período de desarrollo fisiológico del tejido linfoide intestinal. Una vez que la bacteria entra por vía oral, se establece en el intestino y produce inflamación con proliferación celular provocando enteritis granulomatosa.

Los factores que pueden ser de riesgo para la introducción y eliminación de bacterias en del rebaño son:

  • La introducción de animales de reemplazo sin una previa realización de inspecciones sanitarias, especialmente procedentes de rebaños en los que se desconoce el estado de la paratuberculosis.
  • Contacto de animales jóvenes con heces de otros animales o suelos contaminados.
  • Contaminación de fuentes de agua y alimentos con heces.
  • Calostro no controlado de animales lactantes con heces en las ubres.
  • Utilización del mismo equipo para limpiar y alimentar a los animales.
  • Contacto de animales de menos de un año con animales adultos.

Signos clínicos

La paratuberculosis es principalmente una infección subclínica y la aparición de los signos clínicos es determinada por diferentes factores como la dosis infectante, la edad, el estrés, los agentes inmunosupresores, la permanencia en suelos en proceso de acidificación, y existe un mayor riesgo de transmisión en sistemas intensivos de producción.

Es una enfermedad intestinal crónica, que se caracteriza por diarrea y pérdida de peso progresiva, debilidad generalizada, menor producción de leche, mayor susceptibilidad a otras enfermedades infecciosas. En algunas ocasiones, se pueden observar problemas reproductivos como abortos e infertilidad.

Si bien algunos animales podrían no presentar diarrea durante la etapa productiva (infección subclínica), la evolución de la enfermedad típica se desarrolla durante la primera o segunda lactación.

Es importante tener en cuenta que por cada animal con signos clínicos hay alrededor de 15 a 25 animales en diferentes etapas de vida que están infectados en diferentes etapas de la enfermedad, como se muestra a continuación:

  • Etapa I (infección silenciosa): animales asintomáticos que usualmente no eliminan la bacteria (10-14 animales).
  • Etapa II (enfermedad subclínica): animales asintomáticos que eliminan la bacteria (4-8 animales).
  • Etapa III (Enfermedad clínica): Animales con signos clínicos que eliminan la bacteria (1-2 animales).
  • Etapa IV (Enfermedad terminal): Animales con enfermedad avanzada (1 animal).

Debido al alto número de animales en etapas subclínicas, es posible que se reporten menos casos de los que realmente existen.

Pérdidas económicas

Los rebaños que son positivos a la Paratuberculosis representan una pérdida económica de casi 200-900 dólares estadounidenses en comparación con los rebaños que son negativos a esta enfermedad. Existen diferentes pérdidas económicas que se asocian con los rebaños de producción, tales como:

  • La muerte de los animales
  • Menor producción tanto de leche como de carne:
  • Estudios indican que las vacas seropositivas pueden pesar entre 30 y 54 kg (70 – 130 lb) menos que los animales sin la enfermedad.
  • En el caso de las granjas lecheras, hay una reducción en la producción de leche de más de 700 litros por vaca. La producción de leche en las vacas con infección subclínica disminuye después de la segunda lactación.
  • Un incremento en los costos de diagnóstico y una reducción del costo de la venta de animales infectados (30 % del valor de mercado)
  • Una disminución de la vida productiva de los animales: Se reduce al 50 % de la expectativa normal.
  • Un incremento en los costos de reemplazo junto con los costos del período improductivo
  • Una baja conversión alimenticia, la cual resulta en una menor producción.

Propensión a ser susceptible a otras enfermedades

Control y prevención

El control de la Paratuberculosis representa un reto para los ganaderos y veterinarios. Es de gran importancia combinar un método de diagnóstico adecuado con medidas de bioseguridad y vacunación para poder controlar y erradicar la enfermedad en rebaños productivos.

Asimismo, la educación de los productores y las recomendaciones sanitarias para la compra de animales son fundamentales dentro de los programas de control, y además son medidas de bajo costo.

Es importante realizar un diagnóstico antes de reemplazar a los animales, y para reducir el riesgo de contaminación con material fecal a través de la aplicación adecuada de un control sanitario del rebaño.

Debido a que la enfermedad es subclínica en la mayoría de los animales, resulta difícil diagnosticarla por medio de la evaluación de signos y síntomas. En esta etapa, se realizan pruebas diagnósticas de PCR y ELISA; se pueden agrupar diferentes muestras para reducir el costo del método de diagnóstico. Para los animales que presentan signos clínicos, se puede realizar un cultivo bacteriano de muestras fecales, que además permite clasificar a los animales con infección alta, moderada o baja.

Otras medidas de bioseguridad que hay que tener en cuenta son retirar a los animales recién nacidos de las fuentes de contaminación con heces de animales enfermos; proporcionar calostro de vacas no infectadas y reemplazar la leche con un sustituto de leche o leche de hembras sanas; realizar un manejo separado de los terneros y los animales jóvenes. Los animales adultos pueden compartir pastos e instalaciones con animales jóvenes a partir de un año de edad.

También es importante lavar todo el equipo, los bebederos, los comederos y los pisos con agua a presión y detergente, y aplicar desinfectantes como fenol al 5 %, formalina al 5 %, hipoclorito de calcio en proporción 1:50 o hipoclorito de sodio en contacto por un mínimo de una hora con las superficies mencionadas y sol directo con una exposición de un mínimo de 100 horas.

La vacunación es una herramienta muy valiosa para reducir los riesgos de contaminación microbiana de este patógeno y reducir las pérdidas de producción y los efectos patogénicos con un enfoque preventivo. Diferentes estudios muestran que la vacunación tiene un efecto positivo general, que es valorado en cuestiones de producción, epidemiológicas y patogénicas.

Referencias

  • Bastida, F and Juste, R.A. Paratuberculosis control: a review with a focus on vaccination. Journal of Immune Based Therapies and Vaccines 2011, 9:8
  • Collins, M.T. Diagnosis of Paratuberculosis. Vet. Clin. Food. Anim. 2011; 27: 581-591.
  • Garcia A.B.; Shalloo L. Invited review: The economic impact and control of paratuberculosis in cattle. J Dairy Sci. 2015 Aug;98(8):5019-39
  • Garry, F. Control of Paratuberculosis in Dairy Herds. Vet Clin Food Anim 27 (2011) 599–607
  • Gilardoni L.R; Paolicchi, F.A.; Mundo, S.L. Bovine paratuberculosis: a review of the advantages and disadvantages of different diagnostic tests. Scielo (2012)http://www.scielo.org.ar/img/revistas/ram/v44n3/html/v44n3a13.htm
  • Holzmann C.B.; Jorge M.C.; Traversa, M.J.; Schettino, D.M. Medina, L; Bernardelli, A. Estudio del comportamiento epidemiológico de la paratuberculosis bovina mediante series cronológicas en Tandil, provincia de Buenos Aires, Argentina. Rev. sci. tech. Off. int. Epiz. 2004, 23 (3), 791-799
  • Kennedy, D.J. & Benedictus, G. Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis infection in agricultural species. Rev. sci. tech. Off. int. Epiz. 2001; 20 (1):151-170
  • Lombard. J.E. Epidemiology and Economics of Paratuberculosis. Veterinary CLinics Food Animal Practice. vember 2011 Volume 27, Issue 3, Pages 525–535
  • Manning, EJ.B. & Collins, M.T. Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis: pathogen, pathogenesis and diagnosis. Rev. sci. tech. Off. int. Epiz. 2001; 20 (1):133-143
  • OIE, Fichas de información general sobre enfermedades animales. Paratuberculosis. 2017http://www.oie.int/fileadmin/Home/esp/Media_Center/docs/pdf/Disease_cards/PARATUBERCULOSIS-ES.pdf
  • Ott, S., Wells, S.J. & Wagner, B. A. Herd- level economic losses associated with Johne´s diseases on US dairy operations. Prev. Vet. Med. 1999; 40(3-4):179-92
  • Tamayo, J.A.; Marcos, F.J. Longevidad de las ovejas de una explotación lechera, vacunadas con Gudair y no vacunadas frente a la paratuberculosis. XLII Congreso de la SEOC Salamanca 2017
  • Tamayo, J.A.; Marcos, F.J; Esnal, A; Sánchez, J.M y Marco, J.C. vaccination against Paratuberculosis: consequences on the milk yield in dairy sheep. Congreso de la SEOC – Valladolid, 2010
  • Whan, L.B., Grant, I.R., Ball, H.J., Scott, R. & Rowe, M.T. Bactericidal effect of chlorine on Mycobacterium paratuberculosis in drinking water. Letters in Applied Microbiology. 2001; 33:227-231
  • Whitlock, R.H. & Buergelt, R.H. Preclinical and Clinical manifestations of Paratuberculosis (including pathology). Vet. Clin. of N. Am. Food Animal Practice. 1996; 12(2):345-356